NUTRICIÓN

LA IMPORTANCIA DE LA ALIMENTACIÓN EN LAS COMPETICIONES DE CROSSFIT

Cuando nos referimos al CrossFit y a las competiciones , debemos tener siempre en mente que están compuestas por pruebas de corta duración. Con ello, ni las vías metabólicas como las grasas y el glucógeno hepático no tienen tiempo de entrar en juego, ni la hidratación intra-prueba se convierte en un factor determinante.

Antes de la competición, los carbohidratos son muy importantes ya que el rendimiento mejora al ingerir hidratos antes del ejercicio físico. Los objetivos de antes de la competición deben ser los de garantizar una buena hidratación e ingerir los alimentos necesarios para evitar la sensación de hambre o malestar durante el transcurso de las pruebas. Es importante prestar especial atención a la alimentación cuando la competición se da durante la mañana, ya que los niveles de glucógeno es posible que estén por debajo de nivel al que deberían estar después del ayuno de las horas de sueño.

Es conveniente ingerir un cena previa a la competición con altos contenidos en hidratos de carbono, porque la comida previa a la competición será de pocas cantidades y no podremos aportar todo aquello necesario a nuestro cuerpo. No es recomendable asistir con el estómago vacío ya que puede ser una razón de incomodidad durante la competición. Los alimentos deben ser ligeros, de fácil digestión; en caso contrario pueden dificultar la normal realización de los ejercicios.

La comida para antes de la competición debería contener hidratos de carbono y fluidos de fácil digestión. Una comida abundante en proteínas y grasas saludables entre 5 y 6 horas antes de la competición será ideal; eso sí, evitando comidas altas en proteínas, grasas o fibra de difícil digestión unas pocas horas antes de la competición. Estas comidas pequeñas será conveniente realizarlas entre 2 y 3 horas antes.

Se debe evitar, a toda costa, los hidratos de carbono altos en fibra (como legumbres, algunas hortalizas, etc.) ya que pueden producir un malestar intestinal, y las bebidas carbonatadas. Las bebidas que sí son adecuadas son las isotónicas, o los geles, que pueden consumirse entre 10 y 15 minutos antes del entrenamiento.

La comida después de la competición es también muy importante para proceder a una adecuada recuperación. Para ello, debe contener un aporte equilibrado de vitaminas, minerales y macronutrientes esenciales (como glúcidos, proteínas, y lípidos). Es esencial consumir hidratos de carbono de rápida asimilación como la fruta, para reponer las reservas de glucógeno. Con el aporte de proteínas empieza el proceso de reconstrucción muscular para restablecer la hidratación.

¿Cuál es tu dieta antes de una competición? ¡Compártela con nosotros!